No lo necesito pero… ¡lo quiero! (Mi tesoro)

Elísabet Benavent

Elísabet Benavent

No lo necesito pero… ¡lo quiero! (Mi tesoro)

Cabecera-Guerlain

Hace poco una amiga mía se sentó en mi tocador y cogió una de las cajitas que más aprecio en el mundo: una edición especial de los Meteoritos de Guerlain que compré en Perfumería Prieto, en Valencia, donde tuve el placer de estar trabajando una temporada. Es una caja preciosa de metal plateado y esmaltada en la pieza que sirve de tapa. Mi amiga la estudió, dijo un “qué cuqui” distraído y se puso a trastear con ella, agitándola y oliendo su contenido mientras yo sufría porque su habitual “mano de trapo” terminara desperdigándolo todo por el suelo. “Tía… ¿y esto es útil?”. Esa fue la pregunta. Y me tuve que sentar para dar la respuesta más honesta y sincera de mi vida, aunque antes le di un par de vueltas más a la conversación:

  • Define útil. – le dije.
  • Ya sabes. Esas cosas que una chica TIENE QUE TENER.
  • No. – confesé.

Ella miró la cajita y después me miró a mí, que ya estaba levantándome de los pies de la cama para probárselo. Y fui completamente sincera, pero se fue de mi casa con el firme propósito de comprarlos el día siguiente.

Siempre hay algo, un capricho, que no necesitamos pero que es tan absolutamente cuqui que… tenemos que tener. A mí me pasa con toda la línea MÉTÉORITES de Guerlain. ¿Qué son? Imaginaos unos polvos que aunaran diferentes tonos con un toque irisado para iluminar con un toque muy sutil. Ahora imaginad que en lugar de tratarse de una polvera convencional, se presentan en una cajita con perlas de colores (que huelen a violetas) que, después de acariciar con una brocha o una borla, desprenden un polvo que perfecciona la piel y le da una luz especial. Pues eso son los meteoritos de Guerlain.

No se trata de un colorete. Es más, yo me los pongo (en ocasiones especiales) sobre el colorete, para dar un toquecito de luz en la parte alta del pómulo y algunas zonas más a iluminar (personalmente lo pongo en las sienes, encima de las cejas, en la parte alta de los pómulos, sobre la nariz y un poquito en la barbilla). Y lo dicho… no es necesario pero… es mi capricho del mes.

Y me parece a mí que los del número 3 serán mi capricho del mes que viene. #HamorConHache
Y me parece a mí que los del número 3 serán mi capricho del mes que viene. #HamorConHache

 

 

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email