My Little Momó

Elísabet Benavent

Elísabet Benavent

My Little Momó

[vc_row][vc_column][vc_single_image image=”1889″ alignment=”center” css=”.vc_custom_1471252690118{margin-bottom: 50px !important;}”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Me gusta que me soben. Así dicho suena fatal pero lo que quiero decir es que me encantan los mimis. ¿A quién no? Pero, como diría Lola de la “Saga Valeria”, si me soban… que lo hagan bien.

Tengo por norma darme un capricho súper hedonista cada tres meses. A veces no lo cumplo, pero suelo tratar de respetar esta cita conmigo misma porque creo de corazón que es importante concederse un deseo que, además, nos haga sentir bien.

Hay ropa interior poderosa o zapatos de tacón que te hacen pasar un trago complicado con mayor seguridad; suena frívolo, pero es así: hay prendas con las que te sientes sencillamente mucho más fuerte. Para mí, llevar las uñas pintadas e impecables forma parte de este ceremonial de reafirmación (o mimo, no sé muy bien cómo describirlo).

Tengo bastante poca gracia con el esmalte de uñas y suelo pintármelas como si fuera un oso hormiguero hasta arriba de anfetaminas… muy mal. Aún así, lo intento. Me hago cada dos semanas la pedicura en casa, una pedicura lamentable pero al menos siento que voy “arregladita”. ¿Recordáis eso que dicen las madres de: “ponte bragas bonitas y limpias por si te desmayas por la calle y tienen que llevarte al hospital”? Pues yo le sumo el aspecto de los pies. Los tengo bastante feos en estado natural… un poco de dedicación no les viene mal.

El resultado, como ya he dicho, suele ser chusco. Me engancho de la espalda. Ensucio más que pinto. Grito de rabia. Y luego está ese momento “se me están secando las uñas” que es cuando de pronto todo el mundo decide llamarte por teléfono, picar al timbre, pedirte que les subas una cremallera o que les ayudes a restaurar las más de ocho mil figuras de los “Guerreros de Terracota” de la Dinastía Qin. Eso en MY LITTLE MOMÓ no pasa. Nada de eso pasa porque… sinceramente, todo es maravilloso.

AVISO para suspicaces: no es un post “subvencionado”. No me pagan. No tengo un acuerdo con ellos. Solo recomiendo algo que me gusta mucho.

Lo probé por primera vez en 2012 o 2013, cuando aún se encontraba en la calle Lagasca, creo. Tenías que entrar en una peluquería y bajar las escaleras, donde te encontrabas con un rinconcito íntimo y bonito donde te trataban fenomenal. Ahora mismo, años después, tienen su propio local en la calle Villanueva (número 21), donde respetan ese ambiente intimista, como de salón de té y donde siguen atendiéndote con cariño. Lucero es encantadora y me encanta charlar con ella mientras trabaja, con esa minuciosidad de la que hacen siempre gala.

Te reciben con una sonrisa, se hacen cargo de tus trastos, te ofrecen un refresco, café, té, lo que quieras. Y te sientas en uno de sus butacones para, sencillamente, flipar.

Las “manipedis” suelen hacerlas a cuatro manos, lo que significa que se dedican a manos y pies a la vez. Y entre su “menú” de tratamientos tienes dónde elegir. Mis preferidas: manicura brasileña, manicura spa, pedicura spa y pedicura “piel de seda”. Un día de estos probaré la diamante pero… primero voy a ahorrar un poquito.

No me enrollo más. Aquí tienes la ficha técnica!

[/vc_column_text][vc_single_image image=”1890″ alignment=”center” css=”.vc_custom_1471255363474{margin-top: 40px !important;}”][/vc_column][/vc_row][vc_row css=”.vc_custom_1471433412639{margin-bottom: 100px !important;padding-top: 30px !important;padding-right: 50px !important;padding-bottom: 30px !important;padding-left: 50px !important;background-color: #a5a5a5 !important;}”][vc_column][vcex_icon_box heading=”” icon_type=”typicons” icon_typicons=”typcn typcn-device-phone” icon_color=”#dddddd” css=”.vc_custom_1471255117166{margin-top: 15px !important;}”]Teléfono (para reservas): (+34) 91 435 43 78[/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”” icon_type=”typicons” icon_typicons=”typcn typcn-clipboard” icon_color=”#dddddd” css=”.vc_custom_1471255181617{margin-top: 15px !important;}”]¿Qué ofrecen?: Manicuras, pedicuras, maquillaje, estudio de cejas y tratamientos de cabina.[/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”” icon_type=”typicons” icon_typicons=”typcn typcn-document-add” css=”.vc_custom_1471255239844{margin-top: 15px !important;}” icon_color=”#dddddd”]Peculiaridades: Puedes organizar tu despedida de soltera o cumpleaños con ellos y existe la opción “a domicilio”.[/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”” icon=”fa fa-tags” icon_color=”#dddddd” css=”.vc_custom_1471255285167{margin-top: 15px !important;}”]Precios: Manicuras desde 18 hasta 50 euros. Pedicuras desde 20 hasta 90 euros.[/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”” heading_weight=”bold” icon=”fa fa-commenting” heading_color=”#ffffff” css=”.vc_custom_1471254896667{margin-top: 15px !important;}” icon_color=”#e2e2e2″]

Datos de interés coqueto: Unos números más abajo, en la calle Villanueva, 13, está la Taquería La Lupita, uno de mis restaurantes preferidos en Madrid. Especializado en comida mexicana, hace unos frozen margarita de quitarse el sombrero. Un poco más abajo, también tienes “El escondite de Villanueva” (calle Villanueva, 26), donde se come de vicio y todo es súper bonito.

[/vcex_icon_box][/vc_column][/vc_row]

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email