La magia de Olivia Soaps

Elísabet Benavent

Elísabet Benavent

La magia de Olivia Soaps

Cabecera-jabones

Me pregunto cuánto tardará la ciencia en hacer que las sensaciones y los sentidos se expandan en el espacio tiempo. No, no me he fumado nada, lo que pasa es que me da una pena tremenda escribir sobre esto y que no llegue a vosotras el perfume de esta vela Love is in the aire, de Olivia Soaps que me acompaña cuando estoy nerviosa y no me concentro. Y es mano de santo. Obra magia.

La primera vez que escuché hablar sobre los jabones y velas de Olivia Soaps fue porque mi buena amiga Laura (que ha inspirado el personaje de Eva de la Trilogía Mi Elección) confesó su amor incondicional por ellos una noche. Incluso me contó que había viajado a Segovia a propósito para poder ver la tienda y comprar in situ (también tienen tienda on line, que conste, pero es que creo que lo de que yo sea una friki no es un hecho aislado en mi grupo de amigas… con amor, Laurita). Me habló de lo bonitos que eran sus envoltorios, de sus olores, de los productos naturales y el respeto y compromiso que Paula, la responsable de esta marca, mantiene con el medio ambiente. Después ya volvió un poco a su ser y me dijo: huelen que te quieres mulil de amor. Y tiene razón.

Jabones-Olivia

No sabría escoger entre las velas o los jabones. Lo primero es que, ciertamente, da pena hasta abrirlos porque el packaging es precioso. Como una reina quedas si eliges cualquiera de sus productos para hacer un regalito coqueto y muy eco. Además, casa velita, además de su cajita de materiales reciclados, lleva una cajita de cerillas con la frase de una canción. Amor a primera vista.

Su página web nos cuenta que: “Estos productos nacen en la cabeza de un químico un poco loco que estaba harto de los productos industriales y tenía el sueño de hacer jabones cargaditos de aceites esenciales de los buenos con un montón de plantas. A punto de tenerlo todo listo, no pudo acabar el proyecto, y la vida lo puso en manos de Paula. Ella abrió un blog y le creó un nombre, y así fueron llegando los clientes incondicionales y los fans.

Y esa fue otra de las cosas que me enamoró de esta marca: tiene alma e historia. Habla del compromiso y del amor. Pasaos por su web www.oliviatheshop.com y echadle un vistazo a su vídeo de presentación. HAMOR CON HACHE.

La llama danzarina de una velita y un olor tranquilizador.
La llama danzarina de una velita y un olor tranquilizador.

Últimamente me he propuesto preocuparme por conocer un mínimo los ingredientes de los productos que utilizo, tanto en cosmética como en alimentación. Fue después de una charla con mi amiga Laura (otra Laura en este caso) sobre la utilización de derivados del petróleo y la experimentación con animales en muchas firmas de productos de belleza. A una se le queda muy mal cuerpo. A ver, seamos sinceras: tengo el pésimo y sucio vicio de fumar. No fumo mucho, pero quiero eliminar esto de mi vida y me preocupan las consecuencias de ese mal hábito en mi salud. Pero, no solamente me preocupa el tabaco (que ya tengo fecha para dejar) si no todas aquellas cosas que estoy metiéndole a mi organismo sin ni siquiera saberlo. Yo quiero marcas como Olivia Soaps, quee utiliza materias primas de origen bio, no usa manteca de palma “porque algún día espera visitar el Amazonas y ver el pulmón de La Tierra” y, para más datos, todos sus productos se hacen y empaquetan a mano, los papeles son reciclados y las tintas ecológicas.

Lo recomiendo muy mucho para: autorregalos (porque me lo merezco), regalos cuquis (mi amiga “x” acaba de tener un bebé, está agobiada y le quiero regalar algo con lo que darse un mimo), detalles bio para gente comprometida o incluso a la que no conoces mucho pero con la que quieres quedar bien (la suegriiii!!!!), detalles para bautizos o baby showers o… porque sí. ¡Ay, Olivia! ¿Qué sería de mi bañera sin ti?

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email