Guía coqueta para volar (muy alto)

Elísabet Benavent

Elísabet Benavent

Guía coqueta para volar (muy alto)

La primera vez que cogí un avión tenía veinticuatro años y mucho miedo. Miedo no, terror. Había evitado con soltura tener que volar hasta ese momento, pero se acercaba mi luna de miel y… dudaba de mi forma física para cruzar el Atlántico a nado, de modo que me compré unos billetes para ir a Valencia con una aerolínea lowcost… por probar. Y me informé de la probabilidad de que un vuelo de 35 minutos cayera a medio camino de la meseta y la costa. Y recé mucho. Mucho. Y volé por primera vez en mi vida… sola.

Han pasado más de nueve años y no es que haya superado mi miedo a volar, la verdad, pero como cuando tomé la decisión de probar la experiencia sola, sigo pensando que si a uno el miedo lo paraliza y le limita, ya está un poco muerto por dentro.

Desde entonces, he cogido muchos aviones; no como en esa película de George Clooney, pero los suficientes como para desarrollar en mi cabeza un protocolo que hace más fácil la experiencia “aeroportuaria” (de los cojones). Sigue gustándome muy poco volar, como puedes comprobar.

La cosa tiene sus trucos, como igual ya sabes, pero como nunca sobran unos consejitos prácticos ahora que muchos estamos a punto de emprender nuestras vacaciones, aquí dejo “la guía para hacer de un vuelo de más de siete horas una experiencia lo más coqueta posible”.

Vamos a empezar por algunas cositas obvias…

[vcex_icon_box style=”five” heading=”CONTROL DE SEGURIDAD” icon=”fa fa-eye” css=”.vc_custom_1533214315252{margin-top: 50px !important;}”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”No lleves botines, botas o zapatillas de caña por encima del tobillo (a menos que tengas fetichismo con el tema de descalzarte y ponerte patucos de plástico). Evitas perder tiempo y lo incómodo que es ir luego con el calzado en la mano, arrastrando la maleta y haciendo equilibrismo con la bandeja con tus pertenencias en la cabeza.” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf” css=”.vc_custom_1533214365692{margin-top: 30px !important;}”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Sonríe y desea un buen día a todos los trabajadores, incluso a los que te gruñen en lugar de responder. Parece una bobada, pero no lo es. No, no te hará ahorrar tiempo, pero tampoco lo perderás. Quiero pensar que eso equilibra el cosmos. Quizá así, algún día, a Jose no le tocara pasar por “el control aleatorio de drogas y sustancias peligrosas”. ” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf” css=”.vc_custom_1533214386574{margin-top: 30px !important;}”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box style=”five” heading=”SI VUELAS SOLO CON UNA MALETA DE MANO” icon=”fa fa-shopping-bag” css=”.vc_custom_1533214400571{margin-top: 50px !important;}”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”El secador de pelo… también tiene que estar fuera de la maleta para pasar el control. Y la plancha. Y el rizador. Y es posible que te registren la maleta si llevas una paleta de sombras de ojos. Si vas a todas partes con tu vibrador, OJO, también va fuera. Infórmate, además de si en el país al que viajas es legal. No queremos sustos. Y sí, en algunos lugares del mundo es ilegal, por increíble que parezca. ” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf” css=”.vc_custom_1533214425913{margin-top: 30px !important;}”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Líquidos en una bolsita de plástico transparente. No más de diez envases de hasta 100ml. Los pintalabios son territorio en guerra… a veces los consideran líquido y a veces no. Suerte, compañera, la lucha continua. ” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf” css=”.vc_custom_1533214448862{margin-top: 30px !important;}”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box style=”five” heading=”COQUETOCONSEJOS PARA VUELOS LARGOS” icon=”fa fa-plane” css=”.vc_custom_1533213110214{margin-top: 50px !important;margin-bottom: 30px !important;}”][/vcex_icon_box]
[vcex_icon_box heading=”Un bolso grande (pero cómodo)/mochila – enorme en realidad. Mira todo lo que propongo que lleves contigo…” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Un libro – porque no solo de películas vive la coqueta.” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Móvil con batería y auriculares – para cerrar los ojitos y soñar con que en destino no hará humedad y no se nos bufará el pelo.” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Calcetines – porque dentro del avión, “Winter is coming”.” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Antifaz – para dormir en la más completa oscuridad (porque son muy monos). ¿No tienes? Mira qué cucadas…” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box]
[vcex_icon_box heading=”Tapones – hay quien ronca como un cerdo trufero.” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Pastillero:” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”]

  • Una cápsula de Frenadol media hora antes de despegar, ayuda para que no te molesten los oídos con el cambio de presión.
  • Si te cuesta dormir, hay pastillitas mágicas que te pueden llevar de viaje al mundo de las coquetas. Pero para esto habla con un médico, por fi.
  • Biodramina por si te mareas. Si la compras sin cafeína, te da un soporcillo que, a lo mejor, no necesitas las anteriores.
  • Paracetamol – ibuprofeno. Por si aca…

[/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”“Kit del viajero”:” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”]

  • Agua micelar en aerosol – el ambiente del avión seca muchísimo la piel… pero ojo con atinar. Yo una vez hidraté la piel del viajero de al lado que ríete tú de lo que cuido la mía.
  • Crema para manos – me da muchísima aprensión la sensación grasa en la palma de la mano, pero el nivel de humedad en el aire es tan bajo, que me la aplico más a gusto que un arbusto. La necesitarás.
  • Toallitas desmaquillantes – por si se te corre un poco el maquillaje con el agua micelar o por si decides desmaquillarte antes de destino.
  • Toallitas húmedas – muchas horas en un avión, baño público… no hacen falta más explicaciones, ¿verdad?
  • Cacao para los labios – para evitar que se corten.
  • Colirio o lágrimas artificiales – odio esa sensación arenosa de ojos secos.
  • Pinza del pelo/goma/cepillo – una cepilladita antes de bajar y… voilà, ya no eres un furbi.
  • Cepillo y pasta de dientes. – por lo obvio.

[/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Almohada – hinchable o no… será mejor que la que te dan en el avión, te lo prometo. Al menos yo la prefiero. En la mía sé que solo yo voy a babear su superficie.” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Kleenex – porque la vida (y las madres del mundo) ya nos ha(n) demostrado que nunca están de sobra.” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Chicles – si se te taponan los oídos, ayudan.” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box]

[vcex_icon_box style=”five” heading=”RECOMENDACIONES” icon=”fa fa-bullhorn” css=”.vc_custom_1533213523591{margin-top: 50px !important;margin-bottom: 30px !important;}”][/vcex_icon_box]
[vcex_icon_box heading=”Intenta evitar zapatos de tacón o calzado que te apriete. Durante los vuelos, y más si son largos, los pies se hinchan bastante. Volver a calzarse después puede convertirse en una odisea.” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Evita los pantalones vaqueros o los vestidos muy ceñidos y/o de tejidos rígidos. Vas a estar sentada muchas horas y suelen molestar en esa postura. Mejor una prenda elástica que te deje libertad de movimientos. Yo, que soy poco amiga del chándal como tal, propongo opciones como estas:” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”]

 

Este es el mono que llevaré en mi próximo vuelo largo. Es comodísimo y una opción más coqueta que la chandalera.

 

 

Con una camiseta blanca y una camisa vaquera abierta, perfectos.

 

Si eres más de vestido, yo optaría por algo así: de algodón elástico, manguita, suelto… ideal con sandalias o zapatillas.

 

[/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Coge un pañuelo para el cuello o una chaqueta, exactamente por lo mismo por lo que recomiendo llevar unos calcetines en el bolso. Dentro de los aviones hace frío “Walt Disney”.” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Aunque factures tu equipaje, procura llevar una maleta de mano (compartida con tu pareja o una amiga) con un par de mudas, por si el equipaje se extravía. Os lo dice alguien a quien British Airways dejó TIRADA en Heathrow con lo puesto… y tuvo que lavar y secar muchas veces la ropa interior en un baño. Ni perdono ni olvido, British… ” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Evita las bebidas gaseosas y las alcohólicas. Unas pueden provocarte hinchazón e incomodidad y las segundas, más retención de líquidos.” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”Mueve los pies en la medida de lo posible; rotaciones de tobillo, por ejemplo. Si estás despierta, intenta levantarte al menos cada dos horas. E intenta no cruzar las piernas. ” icon=”fa fa-check-square-o” icon_color=”#83a1bf”][/vcex_icon_box]

Los vuelos largos son odiosos porque, en la mayoría de las ocasiones, son incómodos, pero también podemos planteárnoslos como una oportunidad. ¿De qué? De tener tiempo. Son HORAS en las que, por obligación, tienes que estar encerrado en un lugar donde no hay WiFI (no suele, al menos), con lo que nadie te molestará reclamándote. Estás sentada. No hay nada que hacer más que esperar a llegar. ¿Qué tal una lista de cosas que nunca haces por falta de tiempo? ¿Qué tal una charla con tu acompañante, una divertida o íntima o… lo que te apetezca?

Quien no se conforma, coqueta, es porque no quiere, ¿no?

¡Buen vuelo!

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email