Automimo

Elísabet Benavent

Elísabet Benavent

Automimo

[vc_row][vc_column][vc_single_image image=”2005″ alignment=”center” css=”.vc_custom_1475492690081{margin-bottom: 50px !important;}”][vc_column_text]

Ya sabéis que soy muy fan de darse un mimo a una misma de vez en cuando, no por capricho, más bien por necesidad. Nos exigimos mucho y es de ley que nos recompensemos de vez en cuando. Y si es en pro de la salud, mejor que mejor.

Mi madre me ha dicho siempre que “la piel tiene memoria”. Me lo decía sobre todo durante la adolescencia, cuando no podía ver ni un poro sin hacer una carnicería alrededor y dejarme como un extra de The walking dead, o cuando, al notarme la piel más grasa, me ponía productos solo comparables con ácido sulfúrico. No le hice demasiado caso, claro y hasta que adquirí unos buenos hábitos para con mi piel, pasaron unos años que ésta no olvida. Mi piel, no mi madre. Bueno, mi madre tampoco.

Hace dos años me salió un pequeño eccema en la cara. Pensé que no sería nada. La primavera, me dije. Hasta que tuve que ir al dermatólogo porque se extendió por casi toda la mejilla. Me dijo que tenía una piel extremadamente sensible, muy fina y que se deshidrataba con facilidad. Lo dicho, no solo tiene memoria, sino que además te odia si no la cuidas como se merece. Y es que suele olvidársenos que una piel cuidada es una piel sana.

Desde entonces lo he probado casi todo: cremas, tónicos, jabones, sérums… Algunas cosas me iban mejor que otras. En ocasiones, antes de meterme en la cama, aparecía en el dormitorio como si me hubiera frotado un trozo de tocino por toda la cara. Pero el eccema seguía ahí. Y la sensación de tirantez… como si un mono enloquecido me estuviera cogiendo la cara por detrás hasta dejarme sin aire.

Y mira por donde, a veces la solución está más cerca de lo que creemos.

Conocí a Marina y a África cuando trabajaban en otro centro de estética. Hace muy poco se convirtieron en propietarias de su propio local en Madrid, Dulce Respiro, que no he dudado en ningún momento que va a ser mi centro de referencia.

NOTA: este no es un post patrocinado. Lo recomiendo porque creo en ellas y mi experiencia personal ha sido siempre increíblemente buena.

Normalmente acudo a Marina una vez a la semana para hacer más llevadero un problemilla de circulación que me deja sin tobillos cada dos por tres y que me provocará la amputación del dedo anular el día menos pensado, porque hay mañanas que no me puedo quitar ni los anillos. Pero, como llevaba tiempo sin hacerme una limpieza facial y ellas acaban de abrir el centro… probé. Y qué maravilla.

Además de que el local es uno de esos sitios en los que te encuentras a gusto y en casa, el proceso de la limpieza, que en mis recuerdos era un pelín traumático (el vapor en la cara a todo trapo y luego el temido momento de la extracción…) fue como una tarde en el spa. Salí nueva.

La limpieza se compone de distintos pasos:

  1. Primero te preparan la piel, desmaquillándote y tonificando con productos de Casmara que huelen a té verde. Y ahí ya quieres ponerte a ronronear.
  2. Después, en lugar del vapor, te aplican un peeling enzimático que, al retirarlo, se lleva con él piel muerta y demás. Digo demás porque tampoco soy una gran entendida en el tema.
  3. El momento de la extracción no es ni mucho menos doloroso. Es más, es bastante breve y muy suave. Salí con la piel de maravilla, ni una marca.
  4. Tras este paso, te aplican mediante un masaje una ampolla según las necesidades de tu piel. En mi caso era reparadora porque tengo la piel muy sensible.
  5. Mi momento preferido: la mascarilla. No quiero decir mucho porque, si alguna se anima a acercarse a Dulce Respiro, quiero que sea sorpresa. Solo diré que la sensación es increíble, relajante y el resultado espectacular. En mi caso me pusieron una para pieles sensibles que baja a 6 grados y que descongestiona la piel que da gusto.
  6. Por último, te hidratan la piel y el contorno de ojos.

Sales de allí oliendo a reina, sintiéndote descansada, con la piel radiante y, sobre todo, sana.

Le envié un mensaje a Marina por la noche para decirle que hasta Míster Coqueto me lo había notado y además tenía la cara como el culo de un bebé. El día siguiente el efecto era aún más evidente. Tengo la piel muchísimo menos tirante, limpia y con un aspecto realmente bueno. Los eccemas están menos rojos y casi ha desaparecido la aspereza.

No puedo dejar de recomendároslo porque, aunque llevemos al pie de la letra una rutina de limpieza cada noche para desmaquillarnos e hidratar, la polución, el maquillaje, el tabaco si somos fumadoras… hacen que la piel necesite de vez en cuando una atención más afondo.

Después de esta experiencia, estoy deseando probar otro de sus tratamientos. Me han hablado fenomenal de “Belleza nueva” de la marca francesa Guinot… creo que será el siguiente.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”2006″ alignment=”center” css=”.vc_custom_1475493098876{margin-top: 30px !important;margin-bottom: 40px !important;}”][/vc_column][/vc_row][vc_row css=”.vc_custom_1475495286198{margin-bottom: 100px !important;padding-top: 20px !important;padding-right: 30px !important;padding-bottom: 20px !important;padding-left: 30px !important;background-color: #cecece !important;}”][vc_column][vcex_icon_box heading=”” icon_color=”#ffffff”]Centro de Estética Integral Dulce Respiro[/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”” icon=”fa fa-map” icon_color=”#ffffff” css=”.vc_custom_1475495141303{margin-top: 20px !important;}”]Calle Antonio Arias, 12[/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”” icon=”fa fa-phone-square” icon_color=”#ffffff” css=”.vc_custom_1475495150487{margin-top: 20px !important;}”]910515419 / 648465069 (Whatsapp)[/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”” icon=”fa fa-shopping-basket” icon_color=”#ffffff” css=”.vc_custom_1475495159090{margin-top: 20px !important;}”]Precio de la limpieza. Básica: 39€ (con la promoción de apertura 35€) la que me hice yo 45€ (con la promoción de apertura 40€).[/vcex_icon_box][vcex_icon_box heading=”” icon=”fa fa-cart-plus” icon_color=”#ffffff” css=”.vc_custom_1475495168257{margin-top: 20px !important;}”]Otros servicios del centro: masajes drenantes, relajantes y descontracturantes. Tratamientos corporales y faciales.[/vcex_icon_box][/vc_column][/vc_row]

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email