Cabecera-harry

Vale. Todo el mundo quieto. Silencio en la sala. ¿Estamos todos preparados? Venga, que lo digo…
A LENNY KRAVITZ SE LE HA ESCAPADO EL PENE EN UN CONCIERTO.

Bueno, a ver, que no es que el miembro en sí haya tomado conciencia de su propia existencia, se haya declarado independiente y haya huido por la pernera del pantalón aprovechando un solo de guitarra. Es conocido que Lenny Kravitz acostumbra a no llevar ropa interior. Y que conste que no lo entiendo. Con lo que molesta a veces ya solo llevar bragas (todas tenemos de esas que te violan sin previo aviso) como para ir sufriendo las costuras de los pantalones en plena pechuguita de pavo. No quiero pensar cómo tiene que ser vivir con la constante amenaza de pillarse un huevo de pato con la cremallera. Pues eso, que me voy de madre. El hecho es que ahí estaba él en un concierto en Estocolmo, dándolo todo con sus pantalones de cuero, cuando ellos decidieron que el público, el calor y los movimientos incesantes de cadera del cantante eran demasiada presión y… se abrieron así, en plan bien. Vamos, que estaba agachado y todo el temario se le escapó, colgando del agujero. (Ojito al vídeo. Si le dais seguido al botón de play es para morirse de la risa. Me he pasado dos minutos sin poder parar). Él intentó hacer como si nada pero… eh… esto, hola Lenny, te cuelga una patata morena.

Lo admito: soy de esa clase de personas que se despolla con estas cosas. Cuando Harry Styles, miembro de los One Direction (y pedazo miembro que se gasta, por cierto) se pegó el josconcio de su vida en un concierto, me pasé diez minutos sin poder parar de reírme y eso que el chico me requeteencanta. La verdad es que el chico se lo tomó con humor, admitiendo que estaba físicamente bien pero emocionalmente devastado (ven aquí, chiquitín, que yo te quito el disgusto). Y todo esto me ha hecho pensar en que… no hay nada más divertido que hacer un poquito el ridículo.

No es que en el momento nos haga mucha gracia, pero con el tiempo uno aprende a reírse de sí mismo, de sus cagadas, de sus caídas y de todas esas cosas escatológicas que tanta gracia nos hacen. Reírse de uno mismo es un deporte sano de cojones, por cierto. Y se me ha ocurrido que qué mejor que un manual para salir airosa de situaciones ridículas, by Betacoqueta.

Aviso para navegantes: que nadie me tome demasiado en serio. No soy fiable.

Caso 1: Te caes de la manera más lamentable posible.

En esto, creedme, tengo cum laude. Me he pegado tortas de lo más estúpidas en mi vida. Desde tropezarme con una caja en la oficina de Mordor y deslizarme por una mesa como en el anuncio del Pronto hasta volar escaleras abajo tres veces en el mismo mes y casi romperme el sacro. Tengo alma de especialista en efectos especiales, pero sin gracia. Mi experiencia os dice que lo mejor es tomárselo a risa, aunque a veces tienes ganas de encogerte y ponerte a llorar en posición fetal. Aguanta las lágrimas hasta girar la esquina y, si estás muy jodida, pide una ambulancia con la mejor de tus sonrisas. “Pero que traiga algún hombre guapo dentro, que me he jodido pero bien”. Y dicho esto lloriqueas un poco entre la risa y el llanto.

"A ver, Beta, alma de cántaro, que al final voy a pensar que te escogorcias a propósito para que venga a por ti"

“A ver, Beta, alma de cántaro, que al final voy a pensar que te escogorcias a propósito para que venga a por ti”

Pd: si queréis saber la más lamentable de mis caídas os contaré que, una vez, la nieve me sorprendió estrenando zapatos. Cuando fui a bajar del tren, todo el suelo estaba lleno de placas de nieve pisoteada y me resbalé… metiendo las dos piernas entre el coche del metro y el andén. Me levantaron dos señores trajeados (que no, no se parecían en nada a Hugo y a Nico, para mi pesar) muy amables y que casi se asustaron más que yo. Así que cuando escuchéis que la megafonía del tren reza eso de “tengan cuidado con no introducir el pie entre coche y andén”, no os riáis… o sí. Pero poquito.

Caso 2: Se te escapa un pedo en público.

Esto es un clásico. Y seamos sinceros… nos ha pasado a todos alguna vez en la vida. Gracias a Dios, hace muchos, muchos años que no vivo esta horrible experiencia de la que es difícil salir totalmente airoso (aunque si te ha pasado de aires vas bien… vale, me voy al rincón de pensar, ha sido una broma terrible).

He visto hacer de todo: disimular, confesar apenado, confesar entre risas o hacer una broma con el semblante muy serio. De todas creo que me quedo con la última. Miras a tu alrededor y comentas: “Vaya, estoy perdiendo fuelle” o “he oído a un lindo gatito” y a marchar. Ay, los pedos… qué buenos ratos nos hacen pasar.

Y ya que estamos… perdón, pero necesito compartir este vídeo…

Caso 3: Te cuelga un moco

La alergia es muy mala, chatungas, se pasa fatal de los fatales. Tú estás tan tranquila y de pronto un estornudo lanza sobre tu ropa millones de partículas mucosas por doquier. Y te cuelga una vela. Bueno… de ahí el consejo de llevar kleenex siempre encima. Si no… se me ocurre que finjas que lloras a moco tendido. Nadie se ríe de alguien que está llorando, por muchos mocos de troll que le cuelguen de la nariz.

Caso 4: Tu madre abre el probador de par en par y tú estás semidesnuda dentro

Esto me ha pasado. Mi madre, tan feliz ella, abre de par en par la cortina mientras yo, en ropa interior, me seco el sudor por el intenso ejercicio que ha supuesto salir de un vestido en el que me había quedado atrapada. Fuera hay chopomil personas paseando de arriba abajo (bueno, igual con el número he exagerado un poco, pero es que soy de letras) y todos me miran con mi sujetador y mis bragas naranjas fosforescentes. Reacción: cantar “agradecida, emocionada, solamente puedo decir… ¡¡gracias por venir!!” mientras daba pataditas al aire a lo vedette de los sesenta. O mueres de vergüenza o matas a tu madre del disgusto.

Caso 5: Se te sale una teta

Lo confieso: me ha pasado tres veces. Las tres en Mordor. Las tres delante del mismo compañero, que al final ya estaba curado de espanto. No recomiendo a nadie que se ponga a gritar y lloriquear como yo. Es peor. Es como pasearse por zombieland con un cascabel. Lo mejor es disimular, hacer como si nada, guardarte el pezón dentro del sujetador de nuevo y castigarlo mentalmente sin ver la tele. Si alguien te ha visto y hace mofa, te lo quedas mirando muy seriamente y dices:  “tengo cinco más… ¿quieres verlos?”.

"Ay, Justino, que se me sale una pechuga!"

“Ay, Justino, que se me sale una pechuga!”

Caso 6: se te engancha un zapato y sigues andando sin él.

No es tan difícil que pase. Lo que es difícil es que no te des cuenta hasta haber dado tres o cuatro pasos, como fue mi caso en pleno aeropuerto de Madrid Barajas. Un señor me ofreció mi bailarina como si fuera un zapatito de cristal y yo tarareé “eres tú, el príncipe azul que yo soñé”. Muchas pensaréis que me lo acabo de inventar. Pues no. Es verdad. Eran las ocho y media de la mañana de un lunes, volvía de Valencia de pasar el fin de semana y me iba a trabajar. El señor se quedó anonadado y después se echó a reír conmigo. Estoy segura de que empezó el día con mejor humor. Y yo con un poquito menos de dignidad.

principe azul

Ávida de momentos ridículos estoy, así que confesad, bellacas, ¿qué os ha pasado y cómo os las habéis apañado para salir del asunto? Pero… cuidado, que como me guste mucho la historia un día os leeréis en un libro!

Felices penes!

 

This Post Has 47 Comments

  1. JAJAJAJA JAJAJAJA lo del vídeo del pedo, no lo había visto!!!! Ay que risa por Dior!!!
    Yo de las tretas, no me pasó pero vaya tela 3 veces delante del mismo tío??!!! Jajajajajajajajaja
    A mi lo que me paso es tener un vestido largo y al salir del servicio, lo de detrás se me enganchó a la braguita y salí con el culo al aire tan digna hasta que una compañera vino a salvarme porque evidentemente no me si cuenta y todos mis compañeros mirándome el culo calladitos y muertos de risa!!!!
    Jamás sin mis kleenex, elemento fundamental en mis bolsos!!!
    AMÉN Y PENE

  2. Lo de saludar a alguien de lejos con ímpetu y al acercarte ver que te has confundido y seguir saludando al infinito cuenta? Eres la mejor! El Niño del pedo me tiene muerta , y por cierto, que pequeña la tiene Lenny

  3. Creo q es dificil superarte, OJO, que lo digo en plan bien….creo q no hay nada que aporte mas que reirse de uno mismo!!Yo me río de mi a menudo, soy tb bastante de hacer el ridículo….una de mis mejores (solo voy a contar una, porque si hablase de mis problemas con el inglés y mis interpretaciones….no acababa)
    Pues bien, era un día entre semana, de estos que te plantas unos pitillos, una camiseta y un taconazo y te ves como pa’conerte el mundo…pues bien ahí estaba yo, en el metro de Plaza Castilla, con la cabeza muy alta, fue bajar el primer escalon y zasca!!!el resto lo bajé de culo, con las terribles consecuencias de un zapato por un lado, otro por otro, el bolso (sienpre abierto) con todo su interior desperdigado por las escaleras….pues bien, una vez llegué a bajo, metí la cabeza entre las manos y me eché a reir, aparecieron mil caballeros (a lo mejor no mil, pero unos cuantos) y me ayudaron a recoger mis cosas (y parte de mi dignidad) y cuando ya estaba levantandome…..llegó una señora (que no había tomado All-Bran) y me dijo que si me encontraba bien, le dije que si y ella contestó: pues te va a doler!!Mujeres…..
    Muchas gracias por compartir esto, me he reído (como los emoticonos, si, siiii, con lagrimita y todo)ERES MUY GRANDE. GRACIAS!

  4. jajajajajajajjajajajja que bueno me parto a mi lo que me paso fue en una cena de navidad debo acakrar que llevaba desde el medio dia de almuerzo y por la noche fuimos a un pub y hice la gran entrada triunfal me cai de boca con los tacones pero me levante muy digna y aqui no a pasado nada eso si no e vuelto a ir por si alguien me reconoce jajajajajajaja

  5. PUAJAJAJAJAJAJA
    A mí lo que me suele pasar bastante es lo de tirarme eructos. Cuando estoy en público, pues los disimulo un poco, y tal. Pero cuando estoy con los amigos de cachondeo o haciendo el subnormal es tal que: “OYE OYE OYE. HABÉIS OÍDO ESO?” “El qué” Y soltar el eructo ahí de los sonoros. Y claro. Como mis amigos muy normales tampoco son, pues se termina formando un concurso de eructos y cantando la Macarena.
    Como dijo el gran y sabio Shrek: “Mejor fuera que dentro”. Y nosotros lo cumplimos religiosamente.

  6. Te pongo en situacion: Boda de mi mejor amiga, ceremonia en una cuevita con unas escaletitas de piedra irregulares, yo monisima de la muerte con mis taconazos rojos y cama en mano haciendo fotos a diestro y siniestro… Iba yo toda confiada y emocio ada con mi camara a acercarme a los novios para hacerles alguna fotillo de cerca, y el destino quiso que yo tuviera mi momento de protagonismo maximo metiendo el tacon en un agujerito de los escalones… y aterrizase tres escalones mas abajo con todo el mundo mirandome!!
    Sobra decir que mi marido se quedo descojonandose en un lado mirandome mientras un par de almas caritativas se apiadaron de mi ayudandome a recuperar la verticalidad…
    Definitivamente ciertas fincas para bodas no estan preparadas para los taconazos, eh?? Jajajaja

  7. Yo de caidas tengo varias…pero ahora estoy en tratamiento psicológico porque el otro día mi suegro me pilló en bolas en el baño. Le voy a ofrecer terapia de grupo porque él está más traumatizado que yo y alomejor nos hacen precio…

  8. Jajajaja… Es genial saber reirse de uno mismo, deberia ser una asignatura del colegio. Yo dada mi gran torpeza lo practico bastante a menudo
    Os cuento. Te tienes que subir a una moto. Una moto de esas grandes. De las q suenan fuerte. De las q te ponen. De esas q cuando las ves pasar x la calle piensas “a ese tio le hacia un favor” (aunque posiblemente si se kitase el casco te caerias de culo). Bueno, al lio q me voy. Pues bien, voy a subir a la moto. Me pongo la mochila de mi compañero a la espalda y me dispongo a subir a la moto (q tengo q decir q para las q son bajitas como yo las motos estan hechas a mala leche). Primero un pie en una estribera, paso la pierna x encima para poner el otro pie en la otra estribera, y cuando voy a poner el culo en el asiento una fuerza invisible (q yo intuyo q fue algo asi) me coge x detras y caigo de espaldas (q no de culo) al suelo, el estilo cucaracha con las piernas hacia arriba. A esto q me compañero se gira y cuando me ve en el suelo… Bueno, han pasado como 10 años y creo q aun se esta riendo. En fin…. Eso si, gracias a la mochila sali indemne.
    Genial los posts!! Un beso!!!!

  9. Bueno…una de las mías es muy común. Tendría yo, no sé unos 17 años, estaba en la discoteca del pueblo de mi madre, la única discoteca que había por aquel entonces y que creo que sigue habiendo jejeje, el caso es que era nochevieja y la discoteca tenía una especie de planta alta a la que se subía desde el centro de la pista. Bajaba yo de esta semiplanta muy digna con un vestidito de tubo hasta las rodillas y unos tacones, cuando justo en el último escalón zasca!me resbalé y me caí despatarrada en el centro de la pista con todo el mundo mirándome pero lo peor no fue eso jajaja, lo peor fue que cuando quisieron ayudarme a levantarme, les aparte, me levanté como un resorte y salí como alma que lleva el diablo

  10. Jajaja.. Buenisimo, lo q m he podido reír……bueno allá vamos, yo corriendo detrás de mi trasto d hijo, llamado Hugo, se mete en un jardin, que hay justo en la puerta de la casa d la cultura, me meto detrás de él, Hugo me hace la trece catorce y se me escapa, intento salir del jardín saltando el bordillo y se me engancha el tacón en el susodicho, y que sucede??? Pues que Bego sale volando a la misma vez q unas 10 mujeres que salían de bailar, y cual fue mi reacción ponerme a llorar de la risa con el tacón en mano, leggins rotos y un dolor de rodilla que aún todavía recuerdo, (todo hay q decirlo, muerta de vergüenza y lloraba de la risa por no llorar de dolor) lo mejor de todo que las mujeres se acercaron a ayudarme y claro está que se lo pasaron muy bien diciéndome que me vieron caer en cámara lenta, ja ja y ja yo tb me vi y lo sentí, no sabía donde meterme, que vergüenza!!! y mientras tanto Hugo seguía saltando y jugando como si nada, venditos niños!!!!… Conclusión, pues que en ese momento tomé la decisión que hasta que Hugo no se tranquilizase la mamá no se pondría tacones si iba sola con él. Niño trastos y mamá con tacones no es compatible…

  11. Ay! Me has alegrado la guardia y mucho!
    Pues te voy a contar la mía! Sufro de hiperhidrosis palmar y plantar. La plantar en verano es terrible. No poder llevar sandalias ni según que zapatos porque con todos me patino y parezco un patito… Pero aún así, me compro unas sandalias que llevan la base tipo de piel de melocotón (no sé como se llaman pero las bauticé así hace años) pero tal es mi sudor que se llega a desgastar esa “piel” y me patina más que en un pista de hielo!
    Pues ahí estaba yo, verano en mi roqueta (Mallorca), acababa de despedirme de mi amiga después de toda un día de tiendas buscando un vestido para ella, vestidita con una faldita y en un paso de peatones (sin semáforo) esperando a que los coches se parasen… Y se tienen que parar un coche con una pareja dentro y vaya hombre iba al volante! (Semejante mozo debería estar prohibido por el bien de la humanidad!) De eso que vas a levantar la mano para agradecer el gesto… Pies muy sudados… Sandalias con esa “piel” algo desgastada… Un mini escalón con un adoquín roto… ZASCA!! Al suelo! Y cómo caí? Pues a cuatro patas!! Y dónde? Bien delante del coche!! Sí, lees bien. Así, con sus manitas delante, sus rodillas en el suelo y el culo en pompa! Con el bolso desparramado con su contenido incluido, el volantito de la falda que de repente lo tenía de cinturón, culazo a pasear, rodillas y palmas de las manos ensangrentadas… Se bajó el chico del coche para preguntar si estaba bien, yo intentando recoger las cosas del bolso sin darme cuenta que mi culo seguía a la vista de todo el que quisiera mirar…y yo muertísima de vergüenza: sí, sí, estoy muy buena! Los nervios y mi subconsciente hicieron de las suyas! Quise que la tierra me tragase y me escupiese en mi salón! Me levanté como pude y miré dentro del coche, si la mirada de su chica matase estaría más que muerta! Ahora lo pienso y me descojono viva!

  12. Pues ahí va la mía….Viernes noche y segunda cita con mi amor, salimos a tomar unas copichuelas y yo tan monisimas con unas sandalias nuevas de vertigo, mi falda estrecha midi con raja detras y cluntch a juego con las sandalias y decidimos salir a bailar y ahí estaban los tres escalones por los que me deslice como si estuviera en un parque de atracciones, lo mejor es que me levante más rápido que había caído, recogi mi cluntch me alise el pelo me estire la falda y mi amorcito fliplando en colores cuando le dije… “ni una palabra”, ahora lo pienso y me descojono pero en ese momento me quiria morir…

  13. Me encantooooooooo como siempre!!!!!! Es muy divertido leerte!!!!! No dejes nunca se escribir y sigue aportando a este mundo de locos personajes tan divertidos y entrañables como los de tus novelas!!!!!!

    Te voy a contar mi anécdota, que tras 15 años, aún quedan compañer@s que se descojonan cuando lo recuerdan……
    Por aquel entonces trabajaba de matrona en el paritorio de un hospital comarcal, y tenía ese día a mi cargo a una mama que estaba en dilatación…. Una vez que prepare a la mami y la tenía en su camita organizada con el papa vestido de verde y sentado a su lado, fui a ponerle el monitor fetal y al separarme de ella se me enredaron los pies con los cables , y cuán larga y grande soy caí como una pelota al suelo….. Me quede encajada entre el monitor, la cama y la pared….. Me entro la risa floja y no podía ni moverme del sitio…..mientras el marido estaba muerto de la risa en el sillón sin menearse, y la gestante se asomaba por el borde de la cama y miraba como en un partido de tenis, de su marido a mi y al revés….. Claro cuando oyeron el golpe y empezaron a oír las carcajadas acudieron los compañeros y acabamos unas 8 personas en la habitación, todos desmontados de la risa……

  14. Ni que decir tiene que me ha encantado el post, es tan real como la vida misma!!!
    Momentos bochornables hay muchos, de todo los tipos q has comentado, pero así q son imposibles de olvidar… Primero: viaje de fin de curso de octavo de EGB en Tenerife, hay que decir q soy de Estepona (Málaga) y la primera vez q volaba en avión por cierto, una noche nos fuimos de discoteca y yo toda divina con mi faldita de vuelo mini y mi top corto (entonces tenía cuerpinin) bailando en la pista así yo toda interesante cuando me pego el ostión padre y quedo totalmente espatarrá en el suelo, no sabía donde iba a meterme!!! Que vergüenza pasé, pero me levanté toda digna mirando al personal en modo “quien tenga huevos que diga algo”, de todas formas el resto del viaje no se me ocurrió bailar de nuevo por si las moscas…
    Segundo: en la playa, todos mis amigos y entre ellos el chico q me gusta hasta el punto de la obsesión… Entramos al agua, yo con mi biquini de lunaritos (el que me hacía unas tetas!!! Argggg, que tiempos…) q parecía un ángel de victoria secret (jajajajaja), el mar con oleaje y decidimos chorrar las olas (esto es muy típico de mi pueblo, cuando viene una ola dejar llevarte hasta la orilla boca abajo nadando) y q pasa cuando chorras???? Que el bikini siempre suele bajarse, pero yo más preocupada por mi pelo q otra cosa le enseñé las tetas a to quisqui y mi sorpresa fue q me avisó un chico!!!! Cuando me vi lo único que me salió responder fue “menos mal que las tengo bonitas” jajajajaja y a continuación le eché una mirada a mis amigas porque ellas no están para avisarte, están para machacarte!!!
    Podría seguir porque me han pasado cosas q vaya… Otra vez será.
    Un beso guapa

  15. No seáis tan torpes como yo, cuando vas tan digna por la calle, un día de esos que te pones mona, con un taconazo o cuña de impresión y vestido, porque con pantalón no te pasaría, eso seguro, de repente ves un grupito de chicos en los que alguno esta de buen ver, vas diciendo en tu interior, por dios que no me pase nada, muy digna con la cabeza muy alta, porque yo siempre voy con la cabeza alta, para que no noten la vergüenza que me da, y zasca traspiés, justo antes de llegar, pasando delante de ellos o justo cuando has pasado. Ese traspiés se traduce en….he dejado los labios rojos, rosas, marrones, perfectamente tatuados en el suelo. No puedo decir una única situación, porque soy muy propensa. No hablemos de esos daños colaterales, de tomate, tamaño rosetón de la catedral de burgos en tus medias, que te han costado una pasta, yo ya he tomado la determinación de comprar las ofertas de calzedonia de 3×2 y cosas así, me sale mas rentable la verdad. Pero lo que tiene un gran agujero es tu orgullo. Menos mal que siempre hay algún caballero entre esos chicos que te ayuda a levantar. Y siempre esta el típico tonto de gran ego y PENE minúsculo que no para de reírse y hacer las frases típicas, que se las metía yo por donde amargan los pepinos.
    De verdad hablo desde el conocimiento pleno de este tema, tengo un master y tres medallas de oro, sin contar las de plata y bronce, en caídas de todos los colores y formas, cuando mas mona vas.

  16. Reírse de uno mismo es una terapia estupenda, pero saber reírse de una misma sin perder la dignidad( al menos saber disimular que no la has perdido!) debería estar considerado un máster oficial o algo por el estilo. Yo soy experta en caer al suelo de la forma más ridícula y en el momento más inapropiado, y para muestra un botón…. un día en el que salía de fiesta con mis amigas, iba yo sintiéndome toda una diva por estrenar unos botines y unos vaqueritos estrechos, al final de la calle estaba el guaperas de turno y una que no sabe tener la vista puesta en las cosas importantes cuando hay hombres de buen ver cerca, ni me fijé que metía el pie en un charco, tropecé e hice aspavientos en el aire para no caerme, cosa que no conseguí, cayendo finalmente de rodillas en pleno asfalto. Resultado: Botines “enguarrados”, vaqueros rotos a la altura de la rodilla, guaperas llorando de la risa y yo (y mi dignidad!!) gritando a pleno pulmón : SOY COLON, HE DESCUBIERTO AMERICA!!!!!!!!!!!!!!Olé yo y mi máster en reirme de mi misma!!!!!Jajajajajaja!
    P.D: Yo también he puesto el video de Lenny en modo repeat.

  17. Jajajaja, a mi me han pasado muchas!
    Te cuento una: trabajando como secretaria de ventas, un viernes de reunion con los vendedores (10 hombres y el jefe en total) que voy yo con minifalda y mis tacones altisimos y con una bandeja llena de cafes para esos ingratos, y zass …. que caigo a cuatro patas, ensenando mi mejor cara, pero sosteniendo la bandeja de los. Cafes como si fuera el.tesoro nacional. Ellos callados, impresionados con la vista ( que tengo una nalgas de madre) y yo.que me volteo en el suelo y los miro, uno me dice ” te caiste?, y yo le.contesto: noooo, es que me tire aqui, como se veian tan aburridos! Todos se descojonaron de la risa, hasta yo, pero ninguno me ayudo jajajajajja…al dia de hoy todavia me acuerdo y meuero de risa 🙂

  18. Buenooo… yo de esas tengo bastantes!! pero de los comentarios soltados sin pensar.. Soy la número uno!! Sino que se lo digan a mi chico, pues estando nosotros en el sofá de su casa y con todos sus bonitos amigos, esparcidos por la habitación.. No se me ocurre otra cosa que estirarme a lo aquí estoy yo! Con un bostezo de campeonato y una frase para la posteridad… “AAAAAYYY QUE CHICHI TIIIINC” (en valenciano) queriendo decir que tenia chicho, pero claro mi subconsciente pensaba en que los cabrones se pirasen a su casa para poder aprovechar yo…. pero no! empezaron a reírse diciendo que esto entre las chicas era una cosa normal vamos! hasta día de hoy siguen preguntando cuando bostezo que si lo llevo puesto o me lo he dejado en casa… Pero anoche solté la última.. anda que yo también.. hablando de volver a abrirme agujeros.. mal pensadas! los de la oreja, cocretamente el pirceing, yo toda digna de mi digo, -Pues no lo tengo muy claro, ya que suelo utilizar mucho los TAMPONES para las orejas y claro… me van a doler!! Coñer! pues si, todos como niños llorando, sin parar de reírse, pero la mesa de señoras mayores de atrás, me respondieron con el tipico (Chica que joventut mes moderna mante!) que en su época, para ahí abajo usaban paños… que se ve que ahora es todo muy moderno y claro multiusos para poder servir de orejeras también… Y porque yo lo valgo!

  19. Yo creo que lo que nunca se va a olvidar en la posteridad y que pasará de generación en generación en mi familia me pasó con 8 años. Ya sé que era una niña, pero 19 años después, siguen utilizando ese momento para reírse de mí. Y yo, tonta de mí, que me hiere el orgullo a más no poder. Nos reíamos de mi hermano y yo aún desconozco por qué motivo, decidí hacer ver que bebía agua. Y cogí una botella de agua de las grandes y me la tiré por encima enterita. Entre eso y que la única vez que me he dejado las llaves en casa estaba mi compañera de piso en Escocia, soy la presa fácil de las burlas con la familia. Cualquier día de estos mis sobrinos empezarán a reírse de mí también. Y a mucha honra! 😉

  20. Jajajaja me parto de la risa y yasta. Joder. A mi me ha pasado también casi de todo, menos lo del metro. Yo creo que cuando peor lo pase fue cuando se me salieron las tetas, huy que mal. En plena edad del pavo que estaba yo. Lo que me salvó para no quedar traumatizada es que fue en un lugar donde no me conocía nadie , ya que andaba veraneando, pero aún así que calores pasé .

  21. Jajajaja buenísimo!! Gracias beta por animarme este día en el que me he levantado un poco revenida (todo hay que decirlo)

    Pues lo que le ocurrió aquí a una servidora fue lo siguiente: Con la mala suerte que me caracteriza (no sé por qué motivo pero a mí el karma me odia, es verídico) me encuentro en la playa de la Malvarrosa con el capullo de mi ex, al cual dejé yo en plan muy digna no? Pues bien, mi padre me pide sostener la sombrilla (abierta por supuesto) mientras él hinca el palo un poco más 😉 (mal pensadas!!) Contemplaba yo el mar con pose digna, como debe ser, cuando la sombrilla se da la vuelta y gracias al viento poco menos que me arrastra.
    La imagen era para no dar crédito, la sombrilla medio volando y yo agarrada a ella corriendo cuando me percato de que mi ex me está observando, obvio. ¿que como sale una de aquello? Pues cantando la canción de Mery Poppins a voz en grito!!! …Súper califragilisto espialidoso aunque al decirlo parezca enredoso… dando saltitos y sonriendo!!! Chúpate esa!!!

  22. Jajajajajajjajaja
    Yo tengo también varias, pero una de ellas que casi me muero de la vergüenza fue la siguiente:
    Estaba comprando en el Blanco con mi pareja y unas amigas y cuando termine de mirar y de hacer mis compras, sin mirar bien toque el culo a un chico q estana de espaldas a mi, diciendo mientras lo hacía -ale! ya esta cari vámonos!
    Note el culo un poco diferente y cuando se giró el chico y vi que no era mi novio me quería morir literalmente y el chico en cuestión puso una cara diciendo q haces???? Me entro la risa floja y le dije lo siento, lo siento yo…ehh pensé… y como no m salía palabra alguna m fui en busca de mi novio y salí pirtando de allí

  23. Bueno a mi esto me ha pasado más de una vez, vas con tu pareja hablando por la calle todo entretenidos, te giras a mirar un escaparate estupendo ,con un vestizado de OH MY GOOD, de repente echas a andar y cojes a tu pareja con mucho ímpetu, para comentar el vestido que has visto y que que casualidad tu cumple esta a la vuelta de la esquina y HORROR no es tu pareja es un buen hombre que iba paseando tranquilamente y que tu casi le secuestras y le haces el araquiri para que te lo compre. Lo peor ver que tu marido esta descojonandose pero a más no poder a 2 o 3 pasos detrás de ti

  24. Que me meo con todo lo que has posteado. Pero lo mio es tan vergonzoso que no me atrevería a comentarlo. Lo que te puedo decir es que una vez tenia sexo con mi novio en la sala de su casa. Estábamos solos y aprovechamos el momento… y ha entrado su hermana que se regreso porque no tenia clases ese día. Susto!!! que hemos salido corriendo a escondernos buscando la ropa desperdigadas en el suelo y mi novio se ha enrredado con los pantalones en las rodillas y ha caído despatarrado el culo al aire. Lo peor es que mi cuñada venia con unas amigas del cole. Momentazo…

  25. pues eso de ir con plataforma y desde doblarte literalmente el tobillo y muy importante.. no llegar a caerte jajaja y tus brazos luchar con aspamientos intentando aguantar el equilibrio ..que digo yo.. menos llamativo seria caer al suelo y ya…. !!!!ver la cara de los que tienes delante entre sorpresa risa, se cae no se cae…. jajajajaaja; desde estar esperando a mi novio, él venir en coche y ver el mismo coche cruzar y tal cual meterme dentro y arggggg horror girarte y no ser tu novio ser una persona totalmente desconocida y el con cara de no entender nada eso es lo mas asi que me ha pasado ;P

  26. En lo de los “miembros rebeldes” o desnudos inesperados, a veces, el que lo ve, tampoco sabe donde mirar o donde meterse, es como….”Anda, se le ha salido una teta…..donde miró?….a los ojos, a los ojos…”

  27. jajajaja….El video de la niña es supergracioso llevo 15 minutos viendolo.
    La situación más ridicula que he vivido fué mientras hacia una presentación en el instituto, tenia 15 años y tenia que hacerle un masaje cardiaco a un compañero que me gustaba, lo tumbe encima de la mesa del profesor que previamente habia colocado en el centro de la clase y me di la vuelta para enseñar unas diapositivas de lo que habia que hacer pero me dí la vuelta y comenze a soplar el problema es que él sé habia dado la vuelta en mi explicacion y acabe besando su pene.Acabé todas colorada y él con una ercción.

  28. Las escaleras mecánicas del metro de Madrid son de subida o bajada según la hora en algunas estaciones, bueno pues yo siempre voy sobre la mismas horas y las uso para bajar. Pero un fatídico de mayo no fue asidiaasitre en la boca de metro de cuidad en mi mundo muy decidida a hacer uso de dichas escaleras… terminen intunovesitariaentando bajar unas escaleras q subian, al darme cuenta me di la vuelta y consegui salir de alli caerme por supuesto me fui a las otras escaleras sin mirar a nadie autoconvenciendome de q no me habia visto nadie, ni si quiera los q intentaban subir por las escaleras cuando yo bajaba…. quise q la tierra me tragara un ratito

  29. Me encanta como lo cuentas todo, la que recuerdo mas grande fue en el puerto de santa maria en la boda de mi prima..venga vodka toma y dale, decidimos ir en taxi a seguir la fiesta yo que empiezo a marearme..que voy a vomitar, que vomito y zasca lo eche todo por la ventanilla me quise morir y encima el mismo trayecto a nosotros nos costó 500ptsas mas que a los otros, mi primo queria matarme jajajajaja

  30. Jajjaja que buen post he reido montones, mi tragame tierra me ocurrio hace poco me fui de noche de copas y noche loka, con un papasito como decimos aqui en mi pais; bueno una cosas llevo a la otra y entramos en faena despues un sueñito deli y me levanta asustado me despierto y le digo qye pasa? Me dice linda sangre y yo como ? , me dice que le ge dejado las sabanas perdidas y me doy cuenta que me ha sabido llegar la de cada mes sin anunciar y que verguenza absoluta. Nunca me habia pasado algo asi pero a cada marrano le llega su hora jajajajjajajajaj

  31. Me encanta el post me siento identificada en casi todos , menos el de las tetas gracias a Dior y espero que nunca me pase y tampoco me ha pasado el del pedo en público pero estoy segura que si ese me pasa me cambio de nombre de ciudad y seguro que luego me pongo roja . Bueno sigo a ver yo soy de esas típicas chicas que tienen digamos que un puto don o puta maldición como queráis
    la cosa es que me caigo alla por dónde vaya y siempre acabo mal ya llevo 4 esguinces en un pie(hay que decir que el último fue cuando me rompí el pie definitivamente) y llevo dos pares de tacones rotos. Una de las peores vergüenzas que pase (pero me lo tomé acabe descojona perdida , no me quedó de otra) fue cuando en medio de una presentacion de matemáticas muy importante dije “elevado al culo” y pa “solucionarlo” dije “quiero decir elevado al pene”…señoras y señores no me pregunten en que cojones estaba pensando en ese mismo instante para soltar dichas palabras, claro las 29 personas incluido profesor se empezaron a descojonar perdida mente y yo roja roja riendome en vez de morir. Otra de tantas muchas situaciones by Sharon , fue tan solo 4 meses cuando estuve en Manchester y yo con mis pantalones pitillos y una camiseta con escote , a mi y mis amigas muy cabronas se les ocurre a llevarme ha hacer patinaje sobre hielo (yo que no tengo equilibrio para nada y nada es nada) pues solo estuve en cima de lso patines creo q 3 minutos exactos cuando ya me encontraba comiendome el suelo con el pitillo roto por el culo delante de todas las familias y delante de un empotrador buenorro y mis amigas alli riéndose sin parar y sin ayudarme al levantarme del hielo….. en fin que nunca se os ocurra querer luciros haciendo patinaje(y menos si no sabeis)delante d un portento buenorro. Y podría seguir pero me llevaria muchooo tiempo.

  32. Bueno, una que es patosa por naturaleza, que convencidísima que estoy (aunque parezca de cuarto milenio) de que los muebles, marcos de las puertas y objetos varios se tiran a mí cuando paso, especialmente las esquinas de las mesas…. bueno, pues eso, que raro es que no tenga habitualmente un par de moratones por algún lado de mi cuerpo… eso como parte del día a día, que alguno de éstos acabaré montando hasta un cónclave con tanto cardenal…
    También alguna que otra de vuestras variedades por la calle, pero una que recuerdo especialmente fue en moto.
    Yo soy motera, pero también suelo ir de paquete, sobre todo con mi chico. Pues una de esas veces que voy detrás, toda bien puesta yo…. que paramos en un semáforo, cuesta abajo, como a metro y medio del bordillo de la acera. En esto que él echa el pie al suelo (como es normal al parar en el que lleva la moto) y yo…. por no sé que inercia, porque en teoría me debo quedar quietecita y sentadita…. pues hago una especie de amago raro como para echar también el pie al suelo, pero lo que realmente hago es salir medio volando y acabar literalmente sentada en el bordillo de la acera (con culada incorporada, por supuesto). Los del coche de detrás flipando por colores, yo que me incorporo lo más rápido que puedo para volver a subirme a la moto miro para atrás y les sonrío y me encojo de hombros como diciendo…. nada… quería cambiar de posición un momento…. jajajaja…. (dignidad vuelveeeee), y mi chico…. alucinado y muerto de risa mientras intentaba ayudarme sin saber muy bien que pensar…. todavía se ríe de mi de vez en cuando y sigue sin entender como narices hice para pegarme semejante batacazo con la moto parada…. y acabar sentada en la acera…. un cuadro!!!

  33. Yo tengo un sentido del ridículo espantoso y alguna caída he tenido pero hace un par de años, estaba en la playa. Fui a comprar una sombrilla y casualmente, encontré una de rayas blancas y azules a juego con mi bikini, así que me fui tan contenta a estrenarla. Preparé todo el chiringuito de tumbona, toalla, etc y al abrir la sombrilla, el cierre se pasó de sitio (debe ser que desayuné bien aquella mañana) y se quedó encajado, con lo que no se podía cerrar la sombrilla. Yo, pensando que estaba defectuosa, no sabía si tirarla (me había costado 8€) pero abierta no cabía en la papelera así que ni corta ni perezosa, recogí el chiringuito playero y con la sombrilla abierta al hombro, me fui hasta la tienda para que me la cambiaran. El dependiente se quedó flipado cuando me vio llegar, lo arregló pero aún así insistió en darme otra que ya no conjuntaba con mi bikini de rayas. Cuando se lo conté a mi madre, sabiendo lo vergonzosa que soy, no podía parar de reír imaginándome por todo Benidorm con la sombrilla de 1.60m abierta al hombro.

  34. Jajajaaaa Eres una maquina!!!
    Pues allí va lo que me paso hace muy poquico.En julio fuimos a pasar una semana a raquetas de mar mi marido,mi hijo de 4 años y yo.por cierto una pasada de hotel con parque acuático y todo.Al lío que me lío . Pues estábamos jugando mi hijo y yo a tirarnos x el tobogán y como mi hijo es muy tramposo se tiraba antes para ganar.pues yo hice lo mismo y al llegar abajo en la piscina pequeña que te cubre por la rodilla salí curtiendo y mi hijo detrás chillando tramposa.y coge se lanza por detrás y se engancha de la parte de abajo del bikini y allí en la piscina habían como tropecientos papas,mamas y niños, y yo con la parte de abajo hasta las rodillas y to el Fornes al aire.
    Vamos que me vieron toa la chirla.eso si…consejo por si alguna vez os pasa…nunca dejar que vuestros hijos corran detrás de vosotras en una piscina. Aaaa…y el Fornes bien depilado

  35. No tengo una, tengo mil y una, la más memorable… Mi chico y yo de viaje, madrugamos un montón para aprovechar más la visita al lugar donde íbamos, decidimos tomarnos un café en un área de servicio preciosa, de las de tartas bajo cristal, mantelitos, flores…, que haberlas haylas, todo era idílico el paisaje nevado, las carreteras solitarias, nuestra música… yo enamorada. Y conforme caminaba zás!!!, mi novio me había tirado una bola de nieve, casi hielo, que se coló por mi cuello y me fue mojando todo a su paso hasta llegar a mis bragas, vamos, que me puso chorreando, con el consiguiente alarido y mi promesa de venganza. Todo el rato del café estuve rumiando mi promesa. Al salir le dije de dar un paseo para despejarnos y anduvimos alrededor, ya era mío, jajajaja (risa maquiavélica) cogí un poco de nieve en un seto disimuladamente e hice una bola sin que se diera cuenta, me preparé a tirársela y… pillé una capa de hielo en el suelo, lo que me hizo patinar y soltar toda la bola de nieve en el aire, sin arrojar, intenté mantener el equilibrio con mis nuevas botas de montaña y mi gozo en un pozo. Cuan larga era al suelo, al apoyar las manos en el suelo me escurrí y me rebocé cual croqueta, aquello era una caída digna de un especialista de riesgo. Lo mejor de todo… una gasolinera al lado llenita de gente. Me levanté como un resorte, ya que mi novio tenía bastante con sujetarse la barriga y llorar, literalmente, de risa. Lo odié. Balance una de las perneras del pantalón desgarrada y mojada, la otra intacta pero mi rodilla destrozada y sangrando (todo un expediente X), mis manos destrozadas y un par de botas en la basura. Con la mayor de las dignidades subí al coche sin decir ni pío durante kms. y escuchando las continuas carcajadas de mi novio cada vez que miraba y veía mi entrecejo fruncido y recordaba mi gran momento. No pude más y acabé riendo a carcajadas yo también. Al final tuvo que compensarme en el hotel, y muy bien, todo el mal rato que me hizo pasar y he de decir que es un gran enfermero que curó muy bien mis heridas, incluso las del orgullo.

  36. Jajajjajaja yo para variar si no me a pasao todo eso.. no me a pasao ná! Hace poco fuí al hipercor y al salir del coche, empiezo a andar espero para cruzar por el parking y se para un coche y cuando empiezo a andar noto la planta del pie derecho fria y miro abajo y solo me agarraba la evilla de la sandalia al tobillo y sin mirar a los del coche me puse la sandalia en su sitio rota, pero iva yo con el pie derecho arrastrando el pie, para que no se me callera la sandalia, como una coja vaya! Muy digno de ver! Jajajaja

  37. Momentazos nescafé de esos que cuentas tengo millones. Tantos, que no soy capaz de recordar uno en concreto, no te digo más!
    De todos modos, debo decir que desde hace un tiempo, cuando me pasan cosas así ya ni me inmuto. Es una parte de mi que tengo como muy asumida.

    Los dos peores momentos que recuerdo de los últimos tiempos, están relacionados con mis hijos.
    El primero fue con la niña. Estaba en una época de esas de “quiero, quiero, quiero” y un día le contesté “pues yo quiero cepillarme al Noriega y no puedo”
    Y claro. La niña, al día siguiente, se lo explicó a su profesora, que todavía se ríe cuando me ve.

    El segundo, con el putogrupodewas de la clase de mi hijo, en el que jamás se envía nada gracioso y que está lleno de muermos y “padres ejemplares”. . Era un fin de semana en el que había cambio de hora y me enviaron un memé un poco… guarro. (Una foto de dos tías que se la mamaban a un tío y otra foto igual de explícita con tres tías. Y ponía algo así como: recordad, a las 2 serán las 3)
    Y si.
    Me equivoqué.
    La envié ahí…

    Han pasado varios meses y todavía nadie me ha dicho absolutamente nada. Aunque no me miran muy bien…

    (Consejo: si algún día sois madres, NO TENÉIS WAS. Más vale que piensen que sois unas antiguas y unas catetas del mundo de la tecnología a que te metan ahí! ES UNA SECTA!!!!).

  38. Que bueno! !!, yo podría contar varias, porque soy una maricalamidades, pero os cuento la de hace unos días….tarde de piscina comunitaria con mis niños y con vecinos, veo como se tira mi hijo pequeño a la piscina grande, me tiro a lo hasselhoff, detrás de él, pero como él nada más deprisa que yo, aunque cueste reconocerlo, me vé y sale corriendo por las escaleras y sale de la piscina, yo toda sofocada, salgo corriendo detrás de él, y escucho a mi otro hijo gritar como un loco “MAMÁAAAAA LOS PEZONES”…. lo escuché yo, y todos los vecinos que estaban alli, ahora puedo presumir de ser la Sabrína de mi urbanización.

  39. Confieso estabamos en un bar mis padres,mi marido hoy en dia ya y yo ,sentados en una zona un poco chill out;el bar abarrotado pero nosotrso algo aparatdos, yo llevaba un vestido palabra de honor rollo hippie monisimo me fui a levantar de mi silla bajay q paso me pise el vestido y ala domingos y domingas al aire,nadie se dio cuenta excepto mi padre y el señor q tenia a – 5 metros eso si fui rapida como una bala jajajajajajajaja

  40. Hablando de situaciones embarazosas yo conocí a mi suegra en la ducha. Estábamos en casa de mi chico y llegó ella inesperadamente (supuestamente no venía de trabajar hasta por la noche) y ambos pensábamos que era pronto para conocerla y además yo soy SUPER vergonzosa y mi novio no tuvo otra idea mejor que esconderme en la ducha con la esperanza de que pronto se fuera y no me viera. Y cuando ya casi estaba hecho, y yo cantaba ya victoria (silenciosamente y en la ducha aún, por supuesto), pobre de mí que tuvo que abrir la ducha para ver si quedaba champú y se encontró con una oferta, si compras el champú de fresa del mercadona te llevas una nuera de regalo!!! En ese momento pensé tierra trágame, y quise matar a mi novio! A día de hoy no nos podemos reír más con la historia de “la reina de la ducha” jajajaja

  41. Bueno, Betacoqueta, con lo que me he reído con el post me he sentido en la obligación de aportar algo 😉

    Este verano en la Comunidad Valenciana ha hecho mucho calor. Calor de la muerte. Y yo me lo he pasado currando, pero con alegría. Una mañana, decidí ponerme un vestidito rojo muy mono, que lleva como una tela de tul y debajo una especie de forro protector para que no se te vean las vergüenzas. Como iba con prisa, me encasqueté el vestido, salí de casa, charlé un momento con un vecino en el rellano mientras esperábamos el ascensor, y me dirigí a la gasolinera de al lado de casa a poner gasolina antes de irme a trabajar. A esas horas de la mañana del mes de julio, la gasolinera fundamentalmente tiene como clientela a tres o cuatro camioneros y algún despistado/desgraciado como yo que va a trabajar. Pues bien, me bajé del coche, y la empleada de la gasolinera vino amablemente a llenarme el depósito, así que yo aproveché y, para ahorrar tiempo, entré a pagar en la caja. Una vez saludados los camioneros de turno y hecho el pago, volví a salir a la calle a recoger mi coche. Y entonces, la gasolinera me soltó:

    “Nena, igual deberías bajarte el forro del vestido, que se te ven las bragas entericas… te lo digo porque a mí me pasó algo parecido este fin de semana en las fiestas del pueblo, y si no es por el DJ que me avisó, así me habría quedado toda la noche”

    Lo único que acerté a pensar, después de hacer el recuento de personas que habían avistado mis bragas de Garfield en los últimos 20 minutos (6), fue “por lo menos no me he puesto tanga” xD

  42. Beta, te cuento que me siento identificada con este post. Yo soy el vivo ejemplo de pasar verguenzas en el momento menos oportuno. Desde que se me salga las tetas dos veces delante del esposo de mi hermana. Que se me quedé el taco hundido en la tierra el 31 de diciembre justo cuando un chico me iba a dar el beso de año nuevo y cayera de rodillas con las manos abiertas como Jesucristo. Como andar de coqueta con un hombre en pleno bar, sonreirle y que muera de la risa sin saber el por qué, ir frente a un espejo y darme cuenta que andaba con todos mis dientes pintados de rojo. O peor aún que la madre del chico que me gusta me dijera el segundo día de conocerme que me limpiara la nariz porque tenía un moco. O para seguir con la mala racha de las caídas, contarte como me caí en las escaleras de la universidad, en pleno Centro de Estudiantes al mediodía. O simplemente como la vez que me caí a mitad de la cancha de baloncesto en mi colegio.

    Pero creo que la peor verguenza la pasé tratando de ser sexy con mi ex novio. Estabamos en un Motel, en Puerto Rico los moteles son hoteles baratos donde las personas van a tener sexo y a pasar el rato. La cama de la habitación era bastante alta y necesitaba treparme en unas escaleras para subirme a ella. Yo estaba en las de hacer todos los movimientos sensuales que pudiera, así que entre movimiento y movimiento, mientras mi novio me observaba, caí de culo al suelo y luego me di en la cabeza. Te cuento que mi novio no sabía si ayudarme a pararme o seguir riendose y yo terminé con el dolor de cabeza de la vida.

  43. Pues… resulta que se casaba una prima lejana, y ahí estaba yo, que me ponía tacones por primera vez en mi vida, la boda se celebraba en un lugar muy rústico y para entrar a la iglesia tenías que bajar unas escaleritas de piedra y ahí estaba yo (repito), la mar de mona, haciendo la entrada triunfal, en vez de la novia, se me salió el zapato, me caí de bruces, y me quedé blaaaanca como el papel y mi madre, en vez que ayudar a su pobre hija, que se había pegado el hostión del siglo, se puso a hablar con una mujer diciendo que era pronto para ponerme tacones y tonterías varias. Menos mal que no era de esa ciudad, y no tenía que volver a ver a la gente que acudió a la boda

  44. Jajajajaja, ya vez aqui estoy leyendo tus post y no metiendo la ropa a la lavadora. Aquí va la mia, que no es muy graciosa a decir verdad, pero para mi si.
    Un día iba cruzando un semáforo de esos concurridos en plena hora de almuerzo y como la luz comenzó a parpadear para cambiar apure el paso, pero mi tacón se quedó a mitad de la calle mientras seguí corriendo, pero ya algo ‘’coja’’ el punto fue una señora de oficina muy seria que me paso mi tacón y no me hablo, ni me miro con sonrisa en boca, ni nada, creo que me hubiera pegado porque mi tacón la hizo tropezar en plena mitad de la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *