Saltear al contenido principal

Cabecera-sin-titulo

El otro día alguien me contó que había leído que es imposible gestionar más de diez amistades profundas a la vez. Yo, que iba conduciendo, me vi sacada de golpe de mi concentración a lo Fernando Alonso (cuando me pongo delante de un volante me convierto en un personaje del GTA… o algo así). ¿Diez? ¿Por qué diez?
Me paré a pensar en mis amigas. Mi mejor amiga y yo no recordamos el día en que nos conocimos, pero su madre y la mía nos han contado que las dos llevábamos pañales aún (y que yo concentré mis esfuerzos en distraerla para comerme una patata frita que llevaba en la mano).

"Si no le dices a nadie que te he robado la patata seré tu amiga hasta la muerte"

«Si no le dices a nadie que te he robado la patata seré tu amiga hasta la muerte»

Una se pone a pensar… ¿y qué es una amiga realmente? ¿Es esa colega con la que te ríes hasta encontrarte mal? ¿La que te abraza como nadie cuando lloras? ¿Las dos cosas? Supongo que es lo suficientemente complicado como para que nadie pueda dar una definición cerrada que satisfaga a todo el mundo. Cada amistad es un mundo y… qué bien que sea así.

No me gusta clasificar ciertas cosas. Las personas que me conocen saben que soy muy pasional. Excesivamente emocional, opino a veces. Sin embargo, aunque esa característica me ha hecho sentir una tonta más de una vez, con el tiempo nunca me he arrepentido de ser así. Siento las cosas con una intensidad que me abruma, para bien y para mal, y eso me ha hecho ser quien soy. A mis treinta años he aprendido una cosa importante y es que es absurdo darle la espalda a lo que nos viene de vuelta en un espejo. Hola, coqueta: esa eres tú.

Muchas veces me he parado a pensar en qué es lo que me ha hecho ser amiga de mis amigas y no de otras personas con las que me he cruzado. Y es que tenemos tan pocas cosas en común que a veces parecemos una pandilla de hembras humanas que va en manada sin más. Bueno, sin más no, porque gracias a ellas he vivido cosas increíbles. Y eso que la mayoría son unas hijas de perra de impresión. Las mejores e irremplazables hijas de perra de mi vida, capaces de hacer que me carcajee mientras participan en un “divertido” juego que titulan: “vamos a meternos con el bolso de Elisabet”. Y esa es otra… Años. Décadas. Y aún no he conseguido que casi ninguna me llame por mi nombre. Tengo tantos apodos que voy a empezar a desarrollar trastornos de personalidad: Elija, Beta, Gata, Tetas de… bueno, eso mejor me lo callo. ¿Bonito, eh? Pues las adoro. LAS ADORO.

Cómo os quiero, jasputa...

Cómo os quiero, jasputa…

En las últimas dos semanas la vida me ha cambiado bastante. La decisión de dejar la oficina e instalarme en el despacho de mi casa para intentar convertir lo que más me gusta en un oficio, ha desbaratado todas mis rutinas y me ha dejado mucho más tiempo para pensar. Soy una de esas coquetas bastante reflexivas. Confieso que a veces me asomo demasiado hacia dentro y vuelvo aturullada de tanta idea peregrina y de tanta sensación.

Esto es, más o menos, lo que Mr.Coqueto ve ahora cuando vuelve a casa desde el curro.

Esto es, más o menos, lo que Mr.Coqueto ve ahora cuando vuelve a casa desde el curro.

El otro día, después de muchas intentonas, algunas de mis amigas y yo conseguimos cerrar una fecha para ir a ver a una de nosotras que lleva ya mucho tiempo viviendo fuera. Verme con los billetes de avión en la mano, planeando tres días con ellas, también me ha dado que pensar. Pensar, recordar y sentir. Y desde entonces mi cabeza se ha convertido en una pantalla en la que, como en una película Super8, aparecen ideas, flashes. Cosas que hablan de mí, de mis treinta años, de cosas que quiero que no se me olviden, que quisiera compartir y que son… yo. Ya habéis leído en más de una ocasión alguna conversación entre la Elísabet de treinta y la de quince, pero en esta ocasión, no sé si hablo con mi yo de ahora o con el del futuro. Y entonces me he encontrado este magnífico artículo de Sierra Vandervort en el Huffington Post que me ha inspirado.
Dejadme ser súper moñas en este post. Algún día intentaré recompensaros por ello. Pero necesito decirme que…

1. Amig@s no son los que te dan una palmadita en la espalda cuando las cosas van mal. Son los que, además de hacerlo, exigen que tengas voluntad de mejorar y se alegran de corazón cuando las cosas realmente funcionan.
2. La talla solo es un número en una etiqueta. No habla de ti.
3. Tu madre puede llegar a ser muy pesada, pero nunca nadie te querrá más que ella. Escucha sus consejos, por muy anticuados que te parezcan.
4. Los hombres problemáticos mejor en las páginas de una novela. Los malos en su casa; los buenos en tu vida.
5. Nunca es perder el tiempo si es sano y a ti te hace sentir mejor.
6. Quedarse afónica de tanto cantar y reírse es una de las mejores cosas de la vida.
7. El paracetamol es tu amigo.
8. El tequila a veces lo es y otras no.
9. Caerte vestida en una piscina no es tan grave. Puedes reírte. Reírte de ti misma es una de las mejores cosas que puedes hacer en la vida.
10. La sensación de triunfo por subir una cremallera a veces es menos satisfactorio que pedir comida china con tu mejor amiga.
11. Llorar porque echas de menos a alguien no es malo, pero es mucho mejor llamar y decírselo.
12. Nadie tiene por qué saber por osmosis cuán importante es para ti. No seas rácana con las palabras y díselo.
13. Que te llevaras mal con alguien a los dieciséis no lo convierte en mala persona. Si tienes oportunidad… charla con él/ella ahora. Te sorprenderás.
14. Nunca subestimes el poder catártico de pasear en descapotable con la música a toda pastilla. Hay que hacerlo alguna vez en la vida. Y canta. Y no te preocupes por el pelo. Vas a bajar pareciendo Chewaka, pero no importa.
15. Viajar es una de las cosas más bonitas de la vida.
16. Un buen libro puede ser un billete de primera para un lugar que siempre quisiste visitar.
17. Si tienes ganas de llorar: llora. Las lágrimas a veces se enquistan y cuesta sacárselas de dentro.
18. Una nota en la nevera con un “te quiero” puede hacer empezar el día con una sonrisa de verdad. Da igual lo ñoñ@ que te sientas haciéndolo. Hazlo.
19. Da las gracias. Es muy gratificante.
20. Sonríe a la gente con la que te cruces. Puede que piensen que eres una demente. O puede que les contagies.
21. Da igual cuántas veces veas El diario de Noa* (* sustituible por cualquier otra película) tienes derecho a llorar cuántas veces quieras.
22. Vuelve al MOMA. Y vuelve a llorar delante de aquel Pollock. Eres un poco moñas, pero se te perdona.
23. Ahorra para ese capricho caro con el que siempre has soñado. No importa cuánto tiempo tardes en conseguirlo. Es un regalo que te mereces.
24. “No me pasa nada” no es manera de contestar si estás enfadada.
25. Pero respira hondo antes de contestar.
26. Que te importe un pimiento lo que opinen los vecinos: canta a pleno pulmón “Si tú eres mi hombre y yo tu mujer” en la ducha.

27. Cocina una receta de mamá escuchando música italiana de los años 50. Ella seguirá estando a 350 kilómetros, pero de pronto la sentirás más cerca.
28. Colecciona películas. Y libros. Y discos.
29. Colecciona experiencias.
30. Intenta ser honesta contigo misma hasta cuando te repatee. Si ves que te molesta más de lo habitual… es más necesario que nunca que lo intentes.
31. La palabra pene es divertida. No hay razón para que no puedas decirla y reírte.
32. Que negro tiene que ser un corazón al que no hayan engañado nunca.
33. Papá dice cosas muy sabias. Si el café se enfría, no importa. Dile que te vuelva a contar esa historia suya de la mili.
34. De cobardes nunca se ha escrito nada.
35. Si te gusta, te gusta. Da igual que sea reggeaton, un vestido a flores o Sálvame. Placeres culpables los tenemos todos.
36. Creo que deberías haberle hecho caso a mamá y ponerte siempre sujetador. Ella tiene mejor escote.
37. Bañera hasta arriba. Copa de vino. Pitillo. Tú. Esa vela de Zara Home que huele a Green Herbs. Y ya está.
38. Sushi. SIEMPRE. Da igual cuando o por qué.
39. Casarse en Las Vegas es demasiado divertido como para hacerlo una sola vez en la vida.
40. Puedes querer más a tus gatos que a algunas personas. No pasa nada.
41. No dejes que María vuelva a llevarte a ninguna discoteca. O sí. En el fondo es divertido.
42. Gastarse dinero en un billete de avión para ir a ver a una amiga no duele. Inviertes en felicidad.
43. Puede que no estés buena que te rompas, pero cuando te entre el bajón recuerda la cara de Mr. Coqueto cuando te pones el trikini negro.
44. Nunca se tienen suficientes pintalabios. Da igual lo que opinen tu madre y tu marido. Y sí, pueden haber quince tonos diferentes de rojo. Tus ojos de elfo los distinguen.
45. EL SEÑOR DE LOS ANILLOS FOREVER.
46. El flequillo no te queda bien, Beta. No vuelvas a intentarlo. Ya van seis veces.
47. Cuídate por salud. Preocúpate de estar sana. Lo demás, va y viene.
48. Una película de miedo de vez en cuando, un cubata y un bol de palomitas. Abrazarte a un amigo y gritar como una ridícula. Mejor que cualquier ansiolítico.
49. Compra flores para tener en casa si tienes capricho.
50. Deja de fumar de una puta vez, viciosa de mierda.
51. Diles a tus amigas lo orgullosa que estás de ellas. No te oyen cuando presumes de sus logros delante de otra gente.
52. No, tus padres no son perfectos, pero siempre serán SÚPER MAMÁ y SÚPER PAPÁ.
53. Y no, papá ya no puede llevarte a brazos. Mides bastante más que él, por no mencionar nada del peso.
54. ¿Un piercing? ¿Por qué no?
55. Milo no quiere que te tatúes un flamenco rosa en el culo. Recuérdalo para próximos engorilamientos.
56. Milo no sabe que existes. Y no, no estáis hechos el uno para el otro. Pero puedes imaginártelo desnudo. Es normal.

"A ver, loca del coño... ¡q no te conozco!"

«A ver, loca del coño… ¡q no te conozco!»

57. Los columpios siguen siendo divertidos aunque no te quepa el culo y termines con moratones en las cartucheras. Vale la pena.
58. Tiritas siempre en el bolso. SIEMPRE.
59. Tampax siempre en el bolso. SIEMPRE.
60. A veces un imbécil merece que se lo llames. Otras… ni siquiera eso.
61. Le encantas en pijama. Sobre todo ese jersey manchado de tinte y dado de sí que te pones con las botitas de ir por casa. Eso debería decirte algo.
62. Si tú te sientes sexi: LO ERES.
63. Apunta las recetas de cocina de mamá. Siempre se te olvida cuánta puñetera harina admite la masa.
64. Si alguien vuelve a decirte que espera que su hija no lea tus libros… ríete. Debe ser que hay gente que se reproduce por esporas.

Esta entrada tiene 44 comentarios
  1. A ti se te permite ser super moñas y lo que quieras! Coincido en muuuchas: 20, 21, 31 forever, 36,…..en fin que cuando tienes razón, la tienes. A las cosas no hay q darles tantas vueltas, si nos hacen sentir bien pues bien hechas están. Por cierto, has probado el chocolate blanco acompañado de gusanitos? (Placer culpable). Bueno niña, que me encantas y te espero el miércoles que viene. Besos

  2. Me encantan tus post! No me cansaré de decirlo jajaja y este me ha gustado mucho! La vida nos hace tomar decisiones y si tu estas feliz con ellas yo creo que traen cosas buenas! 😉 me encanta el post,me encantas tu y si algún dia tengo hijas yo misma les dare tus libros cuando llegue el momento! Gracias por escribir

  3. Me ha encantado Elisabet, yo también soy de esas que sienten hasta la extenuación y lo llevo a los extremos, pero me encanta ser así, muy llorona sí, y qué?? Pero siempre tengo una sonrisa en la boca, es necesario por nuestro bien mental y el de los demás jejeje. Un besito guapa

  4. Que placer leerte! A veces siento que te conozco de toda la vida, que eres una de mis amigas japutas jajajajaja

    Mucha suerte en tu nueva aventura, no me cabe duda que valdrá la pena.

    Un abrazo.

  5. A parte de ser natural y graciosa, hay tantas cosas que he visto de mí en esa lista. Yo también soy excesivamente pasional. Eres lo más!

    p.S: quién ha sido la loca que ha dicho eso? Le pueden gustar tus libros o no, pero decirte eso me parece ofensivo!! Enséñale el culo, así de fácil!

  6. Beta!! hermoso lo que escribiste, como siempre.. aunque discrepo con el punto 13.. yo me tomé el trabajo de volver a hablar con aquellos compañeros de colegio que no tragaba a los 16.. y oh sorpresa Cambiaron !!! pero para peor (serán la excepción que hace a la regla).Y respecto de esa foto de Milo ay ay ay!! hago mías tus palabras que boquita de bizcochuelo….gracias por todo.

  7. Esta lista es un pelín larga. Pero seguro que si la hubieras hecho con 20, todavía lo sería más!
    Y a eso voy. Todas estas cosas, conforme vayas cumpliendo años, se irán reduciendo. Y llegará un momento en el que muchas las tendrás tan, tan, asumidas (lo de la talla, por ejemplo), y te sentirás tan bien contigo misma, que la lista será de 10 puntos como mucho.
    Te lo digo yo, que casi tengo 38 (ejem) y te juro que la mayoría de cosas que me «inquietaban» con 30, me las tiro a la espalda con una facilidad pasmosa.
    Además, te vuelves mucho más práctico. Tienes más claro lo que te conviene, lo que te apetece y mucha más facilidad para decir: esto no, esto si.
    Eso de describir a las amigas… Una de las mías dice que una amiga de verdad es aquella con la que puedes ir a defecar (iba a poner cagar, pero quedaba feo…) sin problemas.
    No sé si es verdad. Confieso que no me he dedicado a ir al wc con todas mis amigas. Aunque igual lo empiezo a practicar…
    Algo muy importante de los míos, es que puedo compartir silencios con ellos sin que haya un segundo de incomodidad. Silencios delante de un café, sentados en un sofá…
    Con lo que no estoy para nada de acuerdo es con el punto 56. Milo SI sabe que existes.
    Al menos, lo supo durante ese rato que perdió escribiendo para ti, diciéndote que no hacía falta que te tatuaras, y que love back, MV. Ese rato y el que debió emplear leyendo a Sara y al resto de locas que nos pusimos a ofrecerle platos para que te dijera hola.
    Así que tienes un minuto o más de la vida de ese hombre. ¿Sabes cuánta gente en el mundo que le adora lo ha tenido? Seguramente, muy pocos.
    Eres una privilegiada… Y LO SABES! jajajaja
    Y si, la palabra Pene es divertida. Aunque a mi, personalmente, me hace más gracia potorro! jajajajajajaja

  8. Que decirte corazón, que ese post me llegó en el alma hoy. Estoy en crisis con mi peso ( como tú), daría mucho para irme con mis amigas de fin de semana pero estamos todas muy lejos y además con niños asíq menos mal q hablamos por whatsapp, teléfono y demás. Toma tu tiempo para los niños, es lo más y lo verás pero hay q estar preparada y cuidado no me quejo hé!
    Al igual hecho mucho de menos a mis padres : mi padre por desgraciadamente ya no está y no hay un día q no me acuerde de él y mi madre porq la disfruto muy poco al vivir en otro país y evidentemente son los mejores y tengo la suerte de haber recibido y recibir mucho amor.
    Te diría más cosas pero sería explayarme y no es el sitio pero tan sólo decirte q gracias por todo lo q nos das cada día, gracias por hacernos recapacitar como hoy con esa lección.
    Por mucho q no esté contenta con mi peso, q mis amigas estén lejos, mis padres, mi familia: soy una persona afortunada porque tengo el amor de todo la gente q me quiere, un marido atento y una hija estupenda. Así q GRACIAS.
    Además tengo ahora una familia coqueta virtual donde me siento muy agusto y eso te lo debo a ti también! Y descubrir el buenorro de MILO!
    y PENE claro!!! Ay q pervertida estamos todas ( bueno yo lo estaba antes porq con mis amigas es más de lo mismo o peor a veces).
    Ojalá nos veamos pronto pero q gusto tenerte con nosotras un poquito más ahora con tu nueva vida!!! Y poder meternos contigo un poquito ( QUEREMOS EL TATOO DEL FLAMENCO JAJAJAJAJA).

    ERES GRANDE ELISABET! Y UNA BELLÍSIMA PERSONA.

    Muchos besos bombón

  9. Me muero de risa cada vez que leo un post tuyo. Da igual que sea moñas, incluso eso haces que sea divertido. Nunca dejes de escribir. Espero el miércoles próximo con ganas para leer otra ida de olla de las tuyas jajajajaja. Como molas Beta!!!

  10. Me encantó porque siempre dices la verdad y aunq mis amigas están muy largo soy feliz diciéndoles q las quiero y tengo todos tus libros y una niña de 3 años a la cual espero darle tus libros y que les gusten tanto como a mi!!!!

  11. ¿por qué escribes tan maravillosamente??me encantaría poder leerte todos los días. Tienes razón en cada una de las frases que has enumerado…En cuanto a la 64…creo que le hace falta que abra la mente.

    Aunque deberías de haberlo hecho hasta la 69 jajaja

    Un beso coqueta

  12. Totalmente de acuerdo contigo!!!
    Me alegra saber que por fin dejaras ese antro que es la oficina de moqueta azul y te dedicaras en cuerpo y alma a escribir,sobreto en alma,porque creeme que cada libro que leo tuyo siento que te conozco más,que eres una de esas amigas a las que puedo llamar simplemente para cagarme ellas,je,je
    Yo añadiria un último punto a tu maravillosa lista:No permitas que nadie te arrincone 😉
    Beta forever!!!

  13. Un post genial, me ha requeteencantado! Cosas que se nos olvidan por obvias (o por tontas, que también nos pasa) y cosas que aprendes con los años… De moñas nada, postazo guapa! 😉

    Beso!

  14. El último mandamiento… Tranquila Beta, yo tengo 17 años y mi madre está encantada de que me haya leído a Valeria y a Silvia sin despegarme de los libros. MUUUUCHAS GRACIAAAAS!!!!!!!!

  15. Buenas!!

    Me ha encantado este post. No te digo en todos los puntos que coincido porque me mareo subiendo y bajando la pantalla del móvil, que ya estoy mayor.
    Pero digo SÍ enorme a las notas en la nevera, al sushi, baño copa y velas y cubata con palomitas. Y sí sí sí a ser ñoñas de vez en cuando muy seguido y demostrar lo que tenemos en la patata. Gracias por animarnos a ser nosotras mismas y por ello, perfectas para quienes nos ama.
    Deseando leer tus libros ( a ver si estiro un poco los eurillos)

    Abrazos

  16. Me ha encantao. Pero tengo una sola pregunta: ¿De verdad hay gente que no recomiende tus libros a otra gente?
    Porque a mi me los recomendó una conocida del facebook y al final nos hemos hecho amigas de verdad gracias a ti y a tus historias.
    Un millón de besos

  17. Bueno, acabo de descubrir esta página a través de una amiga… y después de leer sólo un par de posts ya llevo unas cuantas risas encima. Muy bien escrito, realmente divertido y las referencias frikis terminan de conseguirte el sobresaliente xD
    Podría comentar muchas cosas que me han gustado pero voy a limitarme a una… Con mis hermanas y mi madre tenemos la broma desde hace tiempo de incluir la palabra «pene» donde menos se lo espera uno, me he reído tanto al ver que no somos los únicos… xDDD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba